ASQ Influential Voices program

I’m part of the ASQ Influential Voices program. While I receive a variety of quality resources as honorarium from ASQ in exchange for my commitment, the thoughts and opinions expressed on my blog are my own.

Somos parte de Corporación 3D Calidad

Este blog es una contribución de Corporación 3D Calidad.

Nuestro compromiso es mejorar los sistemas y resultados de las organizaciones apoyando a su desarrollo y crecimiento.

viernes, 28 de agosto de 2015

Creando cultura



Quisiera en este blog en primer lugar reflexionar sobre las dos palabras que fueron unidas en el título, de acuerdo a mis conceptos personales:


  • Crear: Producir, generar algo a partir de las capacidades de las personas.
  • Cultura: Suma de los valores, principios y creencias de cada uno de los integrantes de una organización.

Es decir crear una cultura será el esfuerzo de generar una serie de valores, principios, creencias  para un grupo humano, partiendo de las realidades y capacidades individuales, de manera que nos permitan alinear los esfuerzos de todo el equipo humano para la consecución de objetivos comunes.

En el blog de la ASQ, presentado en esta oportunidad por James Lawther, parte del grupo de Voces Influyentes de la Calidad, bajo el título de “Creating a Performance Culture: What Not To Do”, podemos encontrar una serie de ideas de lo que no debe hacerse para crear una cultura que nos proyecte a resultados. Si nos orientamos básicamente en las recompensas los resultados en la cultura no necesariamente son los deseados.

El tema de desarrollar una cultura de Calidad también ha sido investigado conjuntamente por la ASQ y FORBES, cuyos hallazgos de lo que se dice en las empresas y lo que se ha hecho podemos encontrar en el estudio que se puede descargar de este sitio web.

Las organizaciones son consecuencia de las personas que hacen la calidad en el día a día a través de las diferentes actividades que desarrollan. Las personas que se encuentran en niveles jerárquicos superiores son los que más impactan a la cultura a través de sus valores y acciones. El máximo ejecutivo por lo tanto es el que más impacta en la cultura ya sea de forma positiva o negativa y debe estar consciente de esa responsabilidad.

Una cultura exitosa empieza con un lenguaje común que todas las personas usan para primero comunicarse de manera positiva entre ellas y luego con sus clientes para garantizar su satisfacción. Incluye todas las interacciones humanas empezando por el saludo, la sonrisa, el respeto. 

De preferencia la cultura debería ser declarada a través de la definición de una misión que dé un sentido de propósito, de la visión que nos permita concebir y caminar hacia el futuro, de  los valores y principios que deben ser compartidos, de las políticas que se establecen para hacer realidad estos valores y principios.

Los líderes tienen que adoptar y vivir la cultura deseada, se deben identificar las brechas y generar acciones que permitan eliminar los anti valores que también son parte de la naturaleza humana.


Lo esencial de la cultura es el desarrollo de los valores que parten de la individualidad y que sumandos dan los valores de la organización. 

Siempre me pareció un método muy interesante el de Benjamin Franklin para el desarrollo de virtudes y su lista que les comparto, siendo el más importante la humildad, que él lo define como  imitar a Jesús y a Sócrates.


Finalmente la pregunta al final de cada día debería ser:

Qué  acciones hemos hecho este día para apoyar en el mejoramiento de la cultura de mi organización?

César Díaz