ASQ Influential Voices program

I’m part of the ASQ Influential Voices program. While I receive a variety of quality resources as honorarium from ASQ in exchange for my commitment, the thoughts and opinions expressed on my blog are my own.

Somos parte de Corporación 3D Calidad

Este blog es una contribución de Corporación 3D Calidad.

Nuestro compromiso es mejorar los sistemas y resultados de las organizaciones apoyando a su desarrollo y crecimiento.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

¿Qué haría falta para que el mundo se de cuenta del potencial de la Calidad?

Gracias a la invitación de Paul Borawski voy en primer lugar a repetir la frase que inicia las ideas..

La Calidad tiene como propósito ofrecer respuestas a lo que las organizaciones más necesitan.

Con eso en mente, la segunda pregunta de Paul:

¿Qué haría falta para que el mundo se de cuenta del potencial de calidad?

Creo que para mirar el potencial de la calidad es importante analizar en todos los campos de acción las lecciones aprendidas, es decir haciendo un repaso por la historia de las empresas ver cuáles fueron las enseñanzas y lo que potencialmente se podría lograr. Recordemos que se debe aprender de lo bueno y de lo malo.

La calidad empieza con capacitación y termina con capacitación, y esto lo hace un camino de por vida, ya sea en nuestra carrera, en nuestra familia, o en nuestras organizaciones.

Tenemos que como practicantes de calidad, nunca olvidarnos de las bases, de la importancia de empezar por lo sencillo, y aprender a hablar con datos. La información de los resultados logrados es crucial, ya que ello genera confianza.

A veces las personas que toman las decisiones no adoptan la filosofía, principios y metodología, ya que el potencial de la calidad ha quedado anclado a creer que implica la generación de documentos y burocracia en las empresas, debido a una mala comprensión de la ISO 9001. Una correcta implementación de un sistema de gestión de calidad basada en procesos y resultados, y no en documentos puede ser un excelente punto de partida para comprometer a todo tipo de organización y a todo nivel y despertar el potencial de la calidad.

Necesitamos datos de cómo la calidad ha impactado en las actividades diarias de las organizaciones y en todo nivel. Se necesita lograr que desde los niveles directivos se anime a la gente a hacer preguntas y cuestionar los métodos de trabajo y que se manejen indicadores de generación de ideas y de su impacto. Se necesitan indicadores de desempeño del talento humano y medir el impacto de la filosofía, valores y políticas en la gestión diaria.

Para lograr despertar potencial de la calidad debemos lograr que esta palabra entre a formar parte de las estrategias de las empresas y que la alta dirección este dispuesta a dar el primer paso y a comprometerse en este proceso.