ASQ Influential Voices program

I’m part of the ASQ Influential Voices program. While I receive a variety of quality resources as honorarium from ASQ in exchange for my commitment, the thoughts and opinions expressed on my blog are my own.

Somos parte de Corporación 3D Calidad

Este blog es una contribución de Corporación 3D Calidad.

Nuestro compromiso es mejorar los sistemas y resultados de las organizaciones apoyando a su desarrollo y crecimiento.

martes, 14 de agosto de 2012

Los sentimientos y la Cultura de Calidad


En su blog “ A view from the Q”,  Paul Borawski, CEO de la ASQ nos hace una serie de preguntas en relación a la importancia de “generar” una Cultura de Calidad al interior de las organizaciones, a las cuales quisiera responder basado en mi experiencia de trabajo en Ecuador.

Antes de ello es importante definir el concepto de “Cultura de Calidad”, que para mi son el conjunto de creencias compartidas por un grupo humano que los impulsan a vivir poniendo a la Calidad como elemento fundamental en las empresas y en su accionar personal.

 Voy a contestar las preguntas planteadas por Paul:  

¿Qué es lo que se debería buscar en las personas  a contratar en una organización?

-       Gente que tenga pasión en su interior para hacer las cosas con excelencia, y que la haya probado aún en pequeñas cosas, es decir que tenga un talento para el cual haya trabajado y que se haya esforzado por hacer algo superior.
-       Con actitud positiva ante la vida y dispuestas a aprender en todo momento y a enseñar a los demás.
-       Con resilencia, es decir que tengan la capacidad de levantarse frente a los obstáculos, y que hayan aprendido de aquellas cosas que no les salieron bien.
-       Gente que sepa empezar en pequeño, para construir bloque a bloque organizaciones sólidas y que siempre respeten los éxitos de sus compañeros.
-       Que sepan trabajar en equipo y a su vez servir a los miembros de un equipo con humildad y respeto.
-       Que se enfoquen en resultados, pero siempre con la convicción de que estos son un consecuencia de las personas que los producen.

 ¿Cómo saber si un solicitante  va a contribuir o va a frustrar los objetivos de  crear una Cultura de Calidad?

-       Buscando en sus experiencias previas evidencias que refuercen los elementos que indicaba en el punto anterior.
-       Viendo que el trabajo que le ofrecemos represente un reto y le permita mantenerse motivado.

Creo que más importante es preguntarse si la posición a la cuál va esa persona le va a permitir crecer en conocimiento, como ser humano y por lo tanto contribuir positivamente a la organización.

¿Qué actitudes apoyan a tener éxito desarrollando una Cultura de Calidad?

La respuesta a esta pregunta es a través del ejemplo que deben dar los líderes, fomentando una cultura de servicio y trabajo en equipo, sabiendo que la única manera de hacer calidad es a través de gente con calidad en su interior.

¿Son los atributos personales universales, o se difieren en su experiencia en el mundo?

Los atributos personales son universales, y se puede diferir en la manera de expresarse, pero en el fondo todos los seres humanos necesitamos que se nos reconozca por un trabajo bien hecho y todos en nuestra esencia interna buscamos el mejoramiento personal.

¿Cuando se esta inmerso en una Cultura de Calidad, ¿cómo se siente?

Creo que es algo especial, que se puede ver en todos los seres humanos involucrados en la experiencia.  Hay un sentimiento de bienestar mutuo y el deseo de mejorar es evidente.  El espíritu de servicio es evidente y los clientes a su vez tratan de apoyar a la empresa a mejorar generando lealtad a la marca.

Un buen parámetro para medir la calidad es cuántas sonrisas auténticas vemos en los rostros de todas las personas en la cadena y en los rostros del cliente. Por ello la pregunta que hacía Gilberto Concepción en el último Congreso Mundial de Calidad de la ASQ es muy importante. Nos estamos divirtiendo? Si la respuesta es sí es que estamos en el camino correcto.

Como pensamientos finales, tener una Cultura de Calidad es un estado hacia el cual hay que trabajar todos los días, y que siempre habrá algo que hacer, un estado en el cual la gente pone atención en lo que hace y tiene la intención de mejorar todos los días, ya que sabe que de esa manera contribuirá a la empresa, pero también a su crecimiento y desarrollo  personal y profesional. En ese entorno el sentimiento de amor al trabajo, espíritu de servicio y lealtad son una consecuencia del accionar diario.

Qué tan fácil es lograr lo arriba expuesto? No es fácil, es un camino de toda la vida, pero VALE LA PENA.

César Díaz