ASQ Influential Voices program

I’m part of the ASQ Influential Voices program. While I receive a variety of quality resources as honorarium from ASQ in exchange for my commitment, the thoughts and opinions expressed on my blog are my own.

Somos parte de Corporación 3D Calidad

Este blog es una contribución de Corporación 3D Calidad.

Nuestro compromiso es mejorar los sistemas y resultados de las organizaciones apoyando a su desarrollo y crecimiento.

martes, 6 de septiembre de 2011

El pasado y el futuro de la Calidad y la ASQ


En el blog A View from the Q, Paul Borawski nos invitaba a pensar sobre el pasado y el futuro de la Calidad.

Quisiera en primer lugar reflexionar que la única manera de conectar el pasado con el futuro es a través del presente. EL pasado no existe, el presente es lo único que tenemos, y el futuro está por escribirse. Si vives del pasado vives de recuerdos… si vives en el futuro… vives en las nubes… en el presente construyes visión y trabajas hacia ella…

Por ello mis pensamientos se enfocarán a las acciones que debemos hacer hoy para construir el escenario deseado de un mejor mundo a través de la filosofía y la metodología de la calidad.

Eso significará que no hay que aplazar las cosas que podemos hacer hoy y poner a nuestras acciones un sentido de urgencia.

La Calidad es un viaje, y para ello debemos ir ligeros de equipaje, pero teniendo dos componentes fundamentales una clara filosofía y un grupo de herramientas que sepamos usar.

Cuando miramos al pasado, hay que aprender de lo bueno y de lo malo, lo bueno para repetirlo y mejorarlo y lo malo para analizar sus causas y tomar acciones para que no vuelva a ocurrir.

Paul nos indicaba que mirando hacia atrás veía con nostalgia, como actualmente se está olvidando a los padres de la Calidad: Deming, Jurán, Crosby, Ishikawa entre otros.

Todos los que formamos la comunidad de la calidad tenemos HOY la responsabilidad de asegurarnos de que las bases de la calidad y sus creadores no se pierdan en la historia.

Para ello SIEMPRE debemos cuidar que todo proceso de Calidad parta de una clara comprensión de la filosofía y metodología de Calidad básica, sin ello no podemos construir edificaciones sólidas. Para este propósito la ASQ y su cuerpo de conocimiento son herramientas claves.

Como experiencia personal todos mis seminarios inicio con la frase de E. Deming:

Hay que tener valor para admitir que uno ha hecho algo mal, admitir que uno tiene algo que aprender y que existen muchas maneras de hacer las cosas mejor.

Mientras más temprano se inicie el hecho de enseñar la calidad es mejor, un programa que siempre me gustó y algún momento quisiera desarrollar en mi país es el Koality Kids, en donde enseñamos las bases de la calidad desde la escuela.

Cuando revisamos la norma ISO 9001, los modelos de excelencia, todos ellos se basan en principios y esos deben ser enseñados y practicados a todo nivel.

En cuanto al futuro, el concepto de prospectiva hace sentido, es decir soñar en un escenario y tomar acciones desde el presente para construirlo. Actualmente la influencia de la tecnología, del internet, la muerte de la distancia, la velocidad del cambio, la necesidad de construir calidad trabajando juntos algunas generaciones es ya una realidad.

De mi experiencia de trabajo en programas de postgrado con jóvenes menores a 35 años, creo que miran la calidad como algo más amplio donde la sustentabilidad se hace imprescindible y por ello la calidad ya tiene tres ejes, el generar resultados cuidando al planeta y a su gente. La calidad como una esfera ampliada hacia todas las partes interesadas actuales y potenciales, satisfaciendo las necesidades actuales y potenciales de estas partes, un gran desafío.

En el presente siento que la ASQ está evolucionando a una organización más global, pero debe generar un cuerpo de conocimiento que se adapte a la velocidad del cambio, sin descuidar nunca las bases filosóficas y de una metodología sobre la cual se deben desarrollar los nuevos conocimientos. Para ello debemos siempre estar en búsqueda de las mejores prácticas para adaptarles y mejorarlas.

Finalmente recordemos que una organización se vuelve inmortal cuando transfiere sus valores y principios a la próxima generación…

César Díaz